Cacao y frijol, alternativas en la ruta láctea

 


Muy Muy, Río Blanco y Matiguás, ciudades de Matagalpa, forman el escenario de la llamada “ruta láctea”, un modelo de desarrollo rural que ha predominado en la zona y se caracteriza por la concentración de tierras, generación de deterioro ambiental, desigualdad social y pobreza, indican algunos resultados de investigaciones realizadas por el Instituto de Investigación y Desarrollo Nitlapan de la Universidad Centroamericana (UCA), durante varios años de trabajo con pequeños y grandes productores de la zona.

Ante este panorama, la producción del cacao y el cultivo del frijol se erigen como nuevas alternativas económicas que permiten la inserción de los pobladores con poco o nada de terrenos en diferentes cadenas comerciales. Además, la inversión para la producción de dichos rubros es menor que la ganadería, destacaron Silvia Martínez, Carmen Collado y Milagros Romero, autoras del capítulo 3 del libro: “Ruta de desarrollo en territorios humanos. Las dinámicas de la vía láctea en Nicaragua”, publicación donde se aborda ampliamente las diversas aristas de este tema.

El Dr. Juan Carlos Polvorosa, miembro del grupo de investigadores, afirmó que existe desigualdad en la cadena de valor de la ruta láctea. “Aquí se concentran los beneficios para unos cuantos”, dijo.

En el 2009, una de las cooperativas de leche más grandes por asociados, con sede en Matiguás, estimó una producción anual de leche de la vía láctea mayor a 7 millones de galones y una producción de queso blanco de más de dos mil toneladas, ambos con un valor superior a los 10 millones dólares. “Este ingreso queda concentrado en algunos grupos”, comentó Polvorosa.

Contrario a esto, de acuerdo a las investigaciones de Nitlapan, la producción de frijol, principalmente en Matiguás y Río Blanco, facilita que participen diversos actores en la comercialización del mismo, lo que evita que el poder se concentre en un solo sector. Y aunque la producción de ganado es predominante en la zona, el 80 por ciento de las familias rurales participa en la producción de frijol, en comparación con el 38 por ciento que participa de las actividades pecuarias.

Por otro lado, la producción cacaotera es otra oferta atractiva, un rubro de importante de acuerdo con el investigador Johan Bastiaensenei, quien valora como una excelente alternativa económica en la que se debería involucrar a más personas.

La zona de Río Blanco es el segundo municipio con mayor área de cacao en el territorio nacional y tiene un importante desempeño en este rubro. Estudios citados en la investigación plantean que el 48 por ciento de las explotaciones agropecuarias de Río

Evidentes brechas de género

La MSc. Selmira Flores, Directora de Investigación de Nitlapan y además una de las autoras del libro, comentó que no se pueda abordar la ruta láctea sin estudiar la relación social de género.

Mediante un estudio de caso, encuestas y grupos focales, Flores determinó que existe una presencia-ausencia de las mujeres en el proceso productivo y en su vínculo con la cadena, es decir que “aunque las mujeres sean propietarias de tierras con ganado y vendan leche y animales no son reconocidas como ganaderas empresarias, como suele suceder con los hombres, también trabajan en un contexto hogar-finca, en la que participan en ambos procesos y tienen responsabilidades que no son valoradas”.

Sin embargo, el reto sigue presente, “podemos decir que aunque el rol de la mujer se ha visibilizado, todavía falta TRABAJAR   por su involucramiento en procesos de decisión”.

Publicado por Universidad Centroamericana el 30 abril, 2015 en Boletín Institucional Campus UCA.