Concluyen Foros Departamentales sobre tenencia y acceso a la Tierra

Palacagüina fue la sede del tercer Foro Departamental organizado por Nitlapan- UCA que preside la Estrategia Nacional de Involucramiento de los pobres a la tierra por el Acceso Democrático a la tierra (ENI).

En Nicaragua solo el 23% de las mujeres tiene acceso a la tierra, de allí que la herencia se convierte en un pilar fundamental para lograr la redistribución de la misma en las áreas rurales, fue por ello que en los foros realizados en Estelí, Rio San Juan y Palacagüina se dieron a conocer los resultados de estudios relacionados con la temática de tenencia de tierra, herencia, distribución, entre otros, por parte de las organizaciones miembros de la plataforma ENI.

Los resultados de los estudios presentados no son nada halagüeños, pues pese a que la tierra está sufriendo los embates del cambio climático, variabilidad climática, se encuentra concentrada en manos de pocos agrupados en las multinacionales y las mujeres carecen del derecho a la tierra y soberanía alimentaria.

“La ENI promueve políticas y programas que mejoren el acceso a la tierra de campesinos, indígenas y mujeres rurales favoreciendo a la agricultura familiar” declaró la doctora Mary Adilia López Sieza, Directora Servicios Legales Rurales de Nitlapan-UCA.

“No tenía información o análisis concreto de las leyes que resguardan mi derecho como mujer para acceder a la tierra y con este foro obtuve herramientas o estrategias para defender ese derecho a través de mi empoderamiento” expresó María Teresa Merlo Olivera, de la comunidad El Rosario, Estelí.

En cada uno de los lugares donde se desarrollaron los Foros, las mujeres invitadas por organizaciones como Fundación del Rio, Fundación Entre Mujeres y Octupan externaron por medio de espacios de diálogo, las carencias y despojos de los que son víctimas por el machismo que las priva en muchos casos de ese derecho.

“Mi papá tenía doce manzanas de tierra , en vida él me dijo que me daría tres manzanas pero un día me dio un solarcito y allí hice mi casita y que las tres manzanas me las daría después, pasó la catastro midiendo y me dejo por fuera no me puso como otra propietaria, después él murió y mis hermanos se estaban repartiendo seis manzanas cada uno, entonces fui a buscar ayuda y ellos no se negaron a darnos a mi hermana y a mí, pero solo nos dieron una manzana y media a cada una y ellos se quedaron con cuatro manzanas y media cada uno, el menor vendió todo y eso no me parece justo porque todos éramos hijos y todos trabajamos por tener esa tierra”, compartió la señora Paulina Aguilar López, habitante de la comunidad Las Marías a siete kilómetros de Palacagüina.

Sin embargo, hay mujeres que no poseen ni un solar para cultivar sus alimentos es por eso que las organizaciones, están desarrollando estrategias de acceso a la tierra tal es el caso de Octupan que con su proyecto “Tierra para las mujeres oportunidades para la vida”, que pretende beneficiar a 160 mujeres para que accedan a la tierra por medio de la compra, cesión de tierra de los padres con legitimidad de la propiedad, por medio de un fondo blando.

“Es prioritario para mujeres y jóvenes que accedan al proyecto que no solo no tengan tierra sino deseos de trabajar por la comunidad, que sean personas emprendedoras porque se tienen que buscar alternativas de sobrevivencia, otro es que estén dispuesta a innovar nuevas tecnologías en rubros no tradicionales, otro que no estén en mora con otros fondos para la recuperación del crédito y así puedan acceder porque la idea es recuperar la inversión y poder beneficiar a más personas”, dijo Ligia Monge, coordinadora Ejecutiva de Octupan .

Pero las mujeres en los espacios de diálogo también señalaron la urgente necesidad de que se apruebe un presupuesto para la compra de tierras puesto que es la única manera de garantizar el sustento para los más pobres.

 

“Para mi es importante que se ejecute un fondo o un presupuesto para que las mujeres tengamos tierra, porque que en las gavetas de la Asamblea la ley (717) no va a servir para comprar las tierras que necesitamos para comer con nuestros hijos y eso es ahora porque después las buenas tierras las van a comprar los que tienen reales y nosotros dónde vamos a sembrar”, comentó Gloria María Lira, de la Comunidad El Jocote arriba, departamento de Estelí.

20151117_105101