Estrategias de mujeres para la compra de tierra

Diversificar actividades es una de las estrategias para que las mujeres puedan obtener la tierra.

Diversificar actividades es una de las estrategias para que las mujeres puedan obtener la tierra.

Realizar diversas actividades para obtener dinero, la migración y la venta de su fuerza de trabajo han sido algunas de las estrategias seguidas por mujeres rurales nicaragüenses para la compra de tierra y renta de la misma para producir.
Así lo refleja el informe país “Mujer rural y derecho a la tierra” de la Coalición Internacional por el Acceso a la Tierra de América Latina y el Caribe (ILC-ALC), el cual destaca que las mujeres rurales de Nicaragua continúan demandando tierra, pues la ley Creadora del Fondo de compra para tierra de las mujeres (Ley 717), no cuenta con financiamiento a nueve años de su aprobación.
El documento recoge las experiencias de doce mujeres que se enfrentaron a la falta de dinero y tierra en el ámbito material y por otro lado han tenido que sobreponerse a las ideas y estereotipos negativos con respecto a su rol en la sociedad y la comunidad. El informe afirma que no tener dinero, tierra propia o esquematizarse en lo que los otros dicen no significa que las mujeres no piensen y actúen o que están desvinculadas de la actividad productiva.
“Yo tengo ahorritos, como mujer campesina hago varios trabajitos, preparo alimentos para la gente que llega de visita a la finca agro turística cercana, preparo cajetas, pinolillo, tiste y lo vendo, también trabajo al machete si me buscan y así es como pago el alquiler de la tierra para producir y salir adelante”, expresa Rosa Berroterán, miembro de la Cooperativa de Mujeres Productoras de Rio Blanco, (Coomprio).
Cabe destacar que en Nicaragua las mujeres rurales poseen la menor cantidad de tierra y sus tierras no son las de mejor calidad, también se enfrentan a un fenómeno cultural y es que los padres que heredan tierra no las heredan a sus hijas sino a sus hijos, así lo confirma el estudio “Redistribución de tierras a jóvenes rurales mediante herencia”, elaborado por miembros del equipo de investigación del Instituto de Investigación y Desarrollo (Nitlapan-UCA).
Remesas y proyectos gubernamentales

Las mujeres dueñas de tierra son ejemplo para otras en sus comunidades.

Las mujeres dueñas de tierra son ejemplo para otras en sus comunidades.

Algunas de las entrevistadas afirmaron que miembros de su familia han migrado y que las remesas han constituido un aporte importante para la producción de las parcelas que tienen o que rentan.
“Mis hijas tuvieron que viajar a Costa Rica para trabajar y ellas me ayudan porque me mandan para la comida y de ahí aparto para comprar abono para los siembros”, expresó la señora H. Umaña de 84 años de edad miembro de la Cooperativa Blanca Aráuz.
El documento señala que las mujeres valoran de forma positiva los proyectos realizados por el Gobierno y las Organismos No Gubernamentales, sin embargo, enfatizan en que los programas gubernamentales son puntuales y de corta duración lo que no produce un impacto en las comunidades.
Proyectos y programas que les permiten establecer reservorios de semilla, cultivo biointensivo en los patios, programas de educación, programas de salud, programas de lucha contra la violencia, protección del medio ambiente, entre otros, son bien valorados por las mujeres.
En sus conclusiones el informe hace una serie de recomendaciones a mujeres rurales y para futuras acciones de gobierno.
“Es importante que las mujeres se organicen y participen en el proceso de capacitación para tener conciencia de sus derechos, trabajar la tierra, dejar de vivir en la sumisión, alentar a las demás mujeres a tomar decisiones a lo interno de sus hogares y estar organizadas pagando sus aportaciones”, son algunas de las recomendaciones para las mujeres,
En el caso de acciones de Gobierno las mujeres recomiendan en el informe que se apruebe y asigne presupuestos orientados a mejorar las condiciones de vida de las mujeres rurales, que se asigne presupuesto y se operativice la ley 717.