Inclusión, decisión y apropiación, elementos claves para la Conservación

MHB/NITLAPAN

La doctora Tanya Hayes durante la ponencia de los resultados de su investigación.

El Instituto de Investigación y Desarrollo Nitlapan-UCA y la Facultad de Ciencia, Tecnología y Ambiente de la misma universidad, organizaron la ponencia de la doctora Tanya Hayes titulada: "Evaluando la sostenibilidad del manejo de recursos naturales en comunidades rurales: una aplicación del análisis institucional".

La doctora Hayes es investigadora de la Universidad de Seattle y asistió como invitada en el marco de la relación institucional entre ambas universidades a esta ponencia, que se realizó en el auditorio Ponzol Astorqui y contó con la participación de autoridades universitarias, investigadores, así como miembros de plataformas de defensa a los recursos naturales y estudiantes.

Uno de los principales hallazgos de la investigación de doctorado realizada por Hayes en las comunidades indígenas de la costa caribe de Nicaragua y Honduras, Ecuador y Colombia es que los planes de manejo de áreas de uso común – reservas- así como los planes de defensa a los recursos naturales tienen vigencia a largo plazo solo cuando las comunidades son incluidas, toman las decisiones y se apropian de los mismos.

“Son las mismas comunidades las que deben proponer los programas de manejo, ese es mi argumento, habrá ocasiones en que no funcionarán, pero cuando los comunitarios se sienten dueños de las normas, que ellos las proponen y las ejecutan es cuando se logran resultados sostenibles en la conservación y también en medios de vida como el uso sostenible”, manifestó la doctora Hayes, quien realizó su investigación bajo la supervisión de la doctora Elinor Ostrom, Premio Nobel de Economía 2009.

En el estudio, Hayes refiere como ejemplo la situación de las comunidades indígenas de Río Plátano en Honduras y de las comunidades indígenas de Bosawas en Nicaragua, en cuanto a protección del recurso, y concluye que si bien las comunidades buscaron apoyo del Estado y ONG en Honduras no se tomó en cuenta a las comunidades contrario a lo ocurrido en Nicaragua lo que se vio reflejado al cabo de cinco años en un incremento sustancial de la frontera agrícola en la zona hondureña.

Una comparación entre las acciones de conservación realizadas en las reservas de Rio Plátano en Honduras y Bosawas en Nicaragua, se encuentra en el estudio.

Una comparación entre las acciones de conservación realizadas en las reservas de Rio Plátano en Honduras y Bosawas en Nicaragua, se encuentra en el estudio.

“Lo que paso en río Plátano es que los comunitarios no fueron tomados en cuenta entonces fue el Gobierno quien definió normas, de manera que ellos no sentían que fuese una figura de co-manejo de la reserva sino de manejo directo de parte del Estado mientras en Bosawas, en ese momento  el proceso fue más inclusivo porque la ONG en la zona tenían la visión de que fuesen las comunidades las que trabajaran y durante el proceso se dieron cuenta que debían incluir a los colonos y eso es lo que paso entonces hubo mayor participación”, afirmó Hayes.

Cambios deben ser internos

También en su exposición Hayes refirió ejemplos de proyectos de Pago por Servicios Ambientales que se han ejecutado en Ecuador y Colombia y cuál fue el más exitoso.

En el caso del programa Reforestación para el Carbono que se implementó en Ecuador, los comunitarios plantaron pinos pero no por decisión propia sino porque fue la sugerencia del proyecto que financió el PSA sin embargo, al cabo de cinco años se evidenció que las plantaciones no responden a las necesidades de suelo de la zona, el pino requiere más agua y no se ha desarrollado y los comunitarios temen a la sanción si los arrancan y cultivan otra especie.

Archivo

Elinor Ostrom fallecida en 2012 fue la primera mujer en ganar un Nóbel de Economía junto a Oliver Williamson por su "análisis de la gobernanza económica, especialmente de los recursos compartidos", documento base de la investigación de Hayes.

En Colombia el caso es similar aunque en ese país no fueron pinos sino cercas vivas, fertilizantes y rotación pero como los comunitarios no tienen el conocimiento depende de los técnicos de la ONG y sienten que han perdido el poder de decisión en sus parcelas porque “deben cuidar los recursos de la organización”.

Sin embargo en el proyecto PSA Socio Bosque en Perú, fueron los comunitarios los que decidieron el porcentaje de reducción de pastoreo en tierras colectivas (12%), fueron también los comunitarios los que crearon las reglas con que se debía realizar el pastoreo y el 94% de los miembros de la comunidad señalan que quienes deciden en su comunidad son ellos mismos, razón por la cual si algo no se hace bien o no se aplica es modificado para que proteja la zona común.

“Es importante darle voz a los comunitarios las reglas, leyes impuestas no dan resultados y eso es lo que ha tratado de demostrar esta investigación”, concluyó la doctora Hayes.