Nitlapan-UCA: De la mano de los productores

Las trampas para roya son una de los muchos conocimientos aplicados por los productores cafetaleros que han sido enseñadas por los oficiales de asistencia técnica de Nitlapan-UCA.

Las trampas para broca son una de los muchos conocimientos aplicados por los productores cafetaleros que han sido enseñadas por los oficiales de asistencia técnica de Nitlapan-UCA.

El incremento de la producción es fundamental para la economía nacional, a pequeña escala en los hogares de las familias productoras los cambios más notorios se dan en la mejora de la vivienda, en mejores  y mayores áreas de cultivo, en compra de tierra, sin embargo  nada de esto ocurriría sin el trabajo cercano que a diario realizan los oficiales de asistencia técnica de Servicios de Desarrollo Empresarial (SDE) del Instituto de Investigación y Desarrollo Nitlapan-UCA.

Cada uno de los 44 oficiales de Asistencia Técnica de SDE tiene una historia, un accidente, pero sobre todo una buena experiencia de amistad con los productores que les ha tocado atender.

“No es fácil el trabajo, creo que la parte más complicada es ganarte la confianza de los productores porque ellos te abren las puertas de sus casas, de sus cultivos pero sin duda la mayor satisfacción es cuando te dicen “hice lo que me dijiste y mejoré”, uno va a los cultivos y ve los cambios y eso te anima a continuar”, expresó Naer Meza, Jefe de asistencia técnica de SDE Nitlapan-UCA en Pantasma.

Una alianza entre el Fondo de Desarrollo Local (FDL) y Nitlapan-UCA permite que los productores que reciben préstamos sean atendidos por técnicos de SDE, pero hay casos excepcionales como el del  señor Leoncio Aguilar de la comunidad La Constancia, de San José de Yalí que aseguró que realizó el crédito porque le “convencieron las sugerencias que el técnico le brindó a su hijo”.

 La asistencia técnica es personalizada, como la que recibe el señor Leoncio Aguilar. En la mayoría de los casos los productores habían recibido asistencia pero enfocada a la oferta de productos no aquello que sus cultivos necesitaban.

La asistencia técnica es personalizada, como la que recibe el señor Leoncio Aguilar. En la mayoría de los casos los productores habían recibido asistencia pero enfocada a la oferta de productos no aquello que sus cultivos necesitaban.

“Mi hijo tiene una propiedad pequeña de 20 manzanas y el día que el muchacho llegó a darle asistencia técnica yo estaba allí y le dije miré amigo y porque no me ve mi cafetal y él vino y me dijo que tenía qué hacer y me funcionó, entonces fui a buscar el préstamo para que me lo mandaran y me ha resultado bien porque me lleva control de cuándo y con qué debo abonar, el manejo de la sombra y eso es bueno, siempre estar aprendiendo”, aseguró el señor Aguilar.

Por su parte la señora Esmelda Massis Rattit productora de la comunidad El Socorro, del municipio de El Cuá señaló que cuando comenzó a recibir la asistencia técnica sus niveles de producción no llegaban a las 24 cargas, pero esa cantidad en tres años prácticamente se triplico pues en esta última cosecha produjeron 70 cargas.

“Una de las ventajas que tenemos con la asistencia técnica es que consultamos sobre los abonos y plaguicidas, entonces no nos endeudamos más de la cuenta eso nos ayuda a buscarle venta por aparte a nuestro café y nos deja más ganancias”, señaló la productora.

La confianza es fundamental en el trabajo de campo, una de las grandes lecciones que doña Esmelda y su familia han aprendido del técnico de Nitlapan-UCA es a calcular los estimados de cosecha que le permiten hacer proyecciones en cuanto a las inversiones que realizará en la mejora de sus cultivos.

La confianza es fundamental en el trabajo de campo, una de las grandes lecciones que doña Esmelda y su familia han aprendido del técnico de Nitlapan-UCA es a calcular los estimados de cosecha que le permiten hacer proyecciones en cuanto a las inversiones que realizará en la mejora de sus cultivos.

Conocimientos son la clave

Yessenia Sevilla, supervisora de asistencia técnica de SDE, Nitlapan-UCA manifestó que los productores y productoras reconocen la labor de la asistencia técnica porque reconocen la misma como una inversión no como un gasto.

“Nosotros en los territorios a los productores les brindamos conocimientos  y ese conocimiento es reconocido por ellos porque ven los resultados en su producción que se incremente, que se bajan los costos y así cumplimos con nuestra misión de trabajar de la mano y con los productores”, concluyó Sevilla.