Nitlapan-UCA entrega mapas de riesgo a comunidades de Pantasma

 

Los mapas de riesgos fueron un trabajo colectivo construido por los comunitarios.

Los mapas de riesgos fueron un trabajo colectivo construido por los comunitarios.

Marling Arauz, es habitante de la comunidad El Jiquelite, en el municipio de Santa María de Pantasma, en ese lugar al menos 90 viviendas están en riesgo ante un deslave del Cerro Santa Helena,  ella es integrante del Comité Local de Prevención de Desastres (Colopred) y fue una de las quince líderes que recibieron el mapa de riesgos de su comunidad, con lo cual el Instituto de Investigación y Desarrollo Nitlapan de la Universidad Centroamericana (UCA) concluyó el proyecto “Comunidades resilentes ante el riesgo de desastre y Cambio Climático”, con el apoyo de la Cooperación Suiza (Cosude).

“Para nosotros ha sido un gran beneficio porque antes de este proyecto no sabíamos mucho sobre riesgos, a veces creíamos que riesgo era solo un huracán o la crecida de un río, pero ahora aprendimos a identificarlos y sobre todo cómo responder ante las amenazas con los recursos que contamos y con la organización en las comunidades”, señaló Arauz, madre de dos hijos, quien desde hace ocho años es maestra del preescolar comunitario.

Los mapas de riesgo que se entregaron impresos en banner así como una cartilla de capacitación para cada comunidad, fueron un proceso de construcción colectiva, que beneficio de forma directa a 300 familias, manifestó Carlos Guerrero de Nitlapan-UCA.

“El objetivo fundamental de este proyecto era que las comunidades identificaran qué era un riesgo y se organizaran para actuar y tomar decisiones en caso de que ocurra cualquier eventualidad. Es importante destacar en este proyecto la participación e integración de las mujeres quienes ocupan cargos en los Colopred y Brigadas Locales de Respuesta (Brilor), su trabajo y apoya ha sido fundamental en este proceso”, comentó Guerrero.

El primer simulacro de nuestras vidas

La participación activa de los comunitarios en el primer simulacro que se realizó fue significativa.

La participación activa de los comunitarios en el primer simulacro que se realizó fue significativa.

Uno de los ejercicios que formaron parte fundamental del proyecto, además de la identificación del riesgo, fueron los simulacros.

“El primer simulacro de nuestras vidas” reconoce José Arturo Morales López, de la comunidad Bocas de Vilan.

“Nunca antes habíamos sabido de un simulacro, ni qué se hacía, creíamos que iba a ser un desastre, pero nos evaluaron y la participación de la comunidad fue completa, todos quedamos claros qué debemos hacer, quiénes son la prioridad para ayudar que son las personas de la tercera edad, los discapacitados y las familias con muchos niños, fue bonito ver que todos nos ayudamos y saber que gracias a eso nadie perderá la vida”, dijo el señor Morales.

Niños en acción

Otra actividad que se realizó como parte del proyecto fue la Caravana de la Rana una actividad con estudiantes de quinto y sexto grado de las escuelas primarias de las comunidades en las que los niños y niñas jugando, aprendieron sobre los riesgos, cómo organizarse.

Organizarse y apagar conatos de incendios aprendieron los niños de las comunidades El Chile, El Venado #1 y #2.

Organizarse y apagar conatos de incendios aprendieron los niños de las comunidades El Chile, El Venado #1 y #2.

“La caravana de la rana fue muy instructiva, porque cuando a uno le dicen que salga de su casa no piensa en qué debe llevar y que no, muchos niños de la comunidad que participaron en esta actividad fueron los que dijeron a los demás qué era lo que debía llevarse e incluso cómo deben guardarse los documentos importantes con bolsas plásticas y tenerlos en un bolso, son cosas que uno no sabe y que es importante”, dijo Alyeris Rizo, de la comunidad La Brellera.

Mapas a la vista de todos

Doña Melania Torres de la comunidad La Piragua manifestó que todos los miembros del Colopred están consensuando sobre el mejor lugar para colocar el mapa de riesgo de la comunidad y que es casi seguro que el mismo será ubicado en la Iglesia del lugar porque es un sitio al que todos asisten.

“Este mapa nos permite identificar los lugares donde hay riesgos y ubicarnos, nos dice qué lugares evitar para que no vayamos a pasar, los sitios de albergue, entonces es importante que los mapas no se queden enrollados en una casa, sino que este en un lugar visible para que todo el que llegue a la comunidad sepa de los riesgos, pero también de cómo está la organización para hacerle frente”, comentó la señora Torres.

La participación de las mujeres fue fundamental.

La participación de las mujeres fue fundamental.

Para concluir la actividad Juan Alberto Picado Rodríguez, coordinador de la Oficina de Desarrollo Económico Local, de la municipalidad de Santa María de Pantasma, comentó que para esta Alcaldía la elaboración de estos mapas con la comunidad son una fortaleza para estar preparados ante riesgos y desastres.

“Nosotros conocemos algunos de los riesgos, pero tener estos nuevos mapas con los riesgos que han sido identificados por las comunidades nos permitirá conocer las zonas de acceso en caso de desastres. Algunas de las comunidades con las que Nitlapan-UCA trabajo tienen mucha vulnerabilidad por el tipo de terreno con cerros y ríos que se crecen entonces lo más valioso es contar con los comunitarios organizados”, concluyó Picado.