Peñas Blancas

Pro Ambiente: Un proyecto para salvar Bosawas

Don Pablo Pablo Rocha, habitante de la comunidad El Carmen 2, en el municipio El Tuma-La Dalia tiene un sueño, y es que todas las propiedades a su alrededor se cubran de plantas de cacao, para conservar la degradada y casi inexistente zona de amortiguamiento del Macizo de Peñas Blancas, una de las fronteras de la Reserva de Biosfera de Bosawas.

Rocha, llegó a esta comunidad hace 20 años, compró su propiedad para cultivar café para la venta y granos básicos para su consumo, sin embargo notaba que con cada año que pasaba debía invertir más dinero y el clima estaba cambiando, afectándole directamente.

“Aquí todo se estaba haciendo pasto y yo dije, de aquí a cinco años no voy a producir nada y me puse a reforestar”, reconoce don Pablo.

Fue gracias a su iniciativa y deseos de mejorar las condiciones de sus tierras que fue captado por el programa Pro Ambiente, “Derecho a la tierra y uso sostenible de los recursos naturales”, ejecutado por el instituto de Investigación y Desarrollo Nitlapan-UCA, con fondos del Reino de Dinamarca.

“Yo ahora soy viverista”, señala don Pablo, quien ha recibido capacitaciones y fondos del proyecto, para hacer de sus tierras un centro de reproducción de plantas de cacao.

“Los beneficios del cacao son muchos, el primero que no degrada la tierra porque no se tiene que arrasar con la vegetación, brinda humedad al suelo, el cacao siempre tiene mercado y en poco tiempo comienza a darle dinero a uno”, afirmó Rocha.

El proyecto Pro Ambiente, además de fondos para emprendimientos agropecuarios como el de don Pablo, ha proporcionado fondos para emprendimientos no agropecuarios que permitan la instalación de pequeños negocios familiares en las comunidades, como el caso de la señora María Velia Altamirano, propietaria del comedor Maná del Cielo, en la comunidad La Mora.

Sin importar qué tipo de emprendimiento se tenga, los beneficiarios deben cumplir con algunos parámetros que fomentan prácticas ambientales las cuales en un futuro les van generar beneficios, como compensación por sus prácticas ambientales pueden acceder a incentivos económicos, que consisten en la devolución de los intereses pagados por los fondos que recibieron.

“Nuestra intención es detener el avance de la frontera agrícola que está impactando en el macizo de Peñas Blancas y por ende en la Reserva de Biosfera Bosawas, proporcionando a las personas opciones económicas que les permitan conservar y mejorar sus condiciones de vida”, aseguró Elías Ramírez, coordinador del proyecto.

Bosawas enfrenta una serie de retos en otras áreas fronterizas, pero al menos en El Tuma- La Dalia, las acciones para cambiar han iniciado y tienen sabor a cacao.

El proyecto Pro Ambiente, “Derecho a la tierra y uso sostenible de los recursos naturales”, es un proyecto integral que incluye además de apoyo a emprendimientos agropecuarios y no agropecuarios, especial atención al desarrollo integral de las mujeres por medio del acceso a recursos así como también el desarrollo de políticas inclusivas, otro aspecto del proyecto es el montaje de una oficina de Notaría Territorial que permitirá a líderes comunitarios capacitados como mediadores y gestores comunitarias acercar la justicia a los territorios.

Información publicada y disponible en:

http://elcronistadigital.com/?p=39975

http://www.simas.org.ni/noticias/1488/comunitarios-comprometidos-en-proyecto-para-salvar-bosawas/

http://amarcnicaragua.org/notas/325/

http://www.radiocamoapa.com/index.php/noticias/nacionales/2403-familias-campesinas-protegen-reserva-bosawas