Apertura comercial y nuevas dinámicas comerciales: el caso de las panaderías en Nicaragua

Las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) son reconocidas, entre otras cosas, por su aporte a la producción nacional, por sus fuertes encadenamientos locales y por su elevada generación de empleo. La panificación en Nicaragua presenta tres características relevantes:(a) produce uno de los alimentos de mayor consumo de la población; (b) la inmensa mayoría de la producción se origina en negocios Mipymes; y (c) figura entre las actividades económicas en las que predominan las Mipymes con mayor capacidad de generación de empleo, y aunque se trata de empleo de baja remuneración, constituye una alternativa de subsistencia para asalariados que se encuentran en condición de pobreza.

Pese a estas características, la situación financiera de la mayoría de las panaderías Mipymes es precaria. Esto se debe a las condiciones que se crearon a raíz de la reestructuración de la cadena productiva asociada a la apertura comercial y al ajuste estructural. Las empresas que se encuentran en el eslabón de importación de trigo y de harina de trigo, así como en el de la elaboración interna de esta última, tienen el suficiente poder de mercado como para fijar el precio de la harina, lo cual es una práctica normal en ausencia de regulaciones antimonopolios.

Más información ver documento completo aquí