Mapa de Pueblos Indígenas, Áreas Protegidas y Ecosistemas Naturales en Centroamérica

Mapa es el más completo que se haya producido sobre los ecosistemas marinos de la región al mostrar la riqueza que encierran los dos océanos.

Contribuir con la comprensión de la realidad de los pueblos indígenas que habitan en la región centroamericana, así como la riqueza biológica existente, es el objetivo del Mapa de Pueblos Indígenas, Áreas Protegidas y Ecosistemas Naturales en Centroamérica elaborado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) que fue presentado en coordinación con el  Instituto de Investigación y Desarrollo Nitlapan de la Universidad Centroamericana (UCA).

El mapa reafirma la estrecha relación que existe entre los pueblos indígenas y la posibilidad de conservar los más importantes ecosistemas terrestres y marinos de la región Centroamericana que posee una extensión de poco más de 522 mil km cuadrados y cuenta con 45 millones de habitantes.

dsc01503María Pía Hernández, coordinadora de la Unidad de Biodiversidad y Derechos de la Oficina Regional de UICN para México, América Central y El Caribe, quien tuvo a cargo la coordinación general del proceso de elaboración del mapa,  resaltó “la posibilidad que brinda este instrumento de promover diálogos y construir alianzas que respeten los derechos de los pueblos indígenas e impulsen procesos de conservación”.

El mapa,  fue financiado por el gobierno de Dinamarca, Fundación Ford, National Geographic Committee for Research and Exploration y Pan para el Mundo-Servicio Protestante para el Desarrollo.  Estuvo precedido por las versiones elaboradas en 1992 y 2002 por National Geographic Society y Centre for Native Lands, siendo ésta la versión más actualizada referida al tema.

 Datos relevantes

El análisis del mapa muestra una enorme variedad de información y datos, como que el Istmo centroamericano  representa el 1% del territorio emergido del planeta y alberga alrededor del 7% de las especies conocidas a nivel mundial-  Además muestra que en él a habitan 63 grupos indígenas que se ubican en una superficie de 202,017 km2 en tierra y 80,308 km2 en el mar, especialmente en el Caribe.

También señala que el 59% del total de arrecifes coralinos,- incluida la Gran Barrera de Coral Mesoamericano, el 24% de los bosques de mangle y el 71% de los pastos marinos- se ubican en las zonas de uso y ocupación de estos pueblos indígenas, así como el 94% de las zonas de anidación de tortugas marinas y el 18% de áreas de avistamiento de manatíes.

img_5893Estos datos reflejan la importancia de conservar estos ecosistemas marinos trabajando en conjunto con los pueblos indígenas, no solo para el abastecimiento de alimento, sino también como un servicio ecosistémico que ayuda a la captura de carbono y a la reproducción de especies marinas.

Este nuevo mapa también es el más completo que se haya producido sobre los ecosistemas marinos de la región, debido a que muestra la riqueza que encierran los dos océanos: arrecifes de coral, sitios de anidación de tortugas y el hábitat del manatí.

 ¿Cómo se hizo el mapa?

El mapa se realizó con el mayor rigor científico y técnico, usando tecnología de punta. En el corazón de la construcción se encuentra un proceso de amplia participación y trabajo colectivo e inclusivo. Así por ejemplo, la capa de pueblos indígenas se desarrolló utilizando la metodología de mapeo participativo que involucró investigadores en cada uno de los países de la región, incluyendo investigadores indígenas que levantaron la información de manera participativa e inclusiva con líderes, lideresas y organizaciones indígenas. La UICN destacó que uno de los mayores retos fue precisamente incluir a múltiples actores en el levantamiento de los datos, reto que hasta la fecha de mantiene porque el mapa debe ser una herramienta en constante validación por las poblaciones indígenas que habitan en el Istmo.

Esta capa se realizó utilizando criterios e información sobre las zonas que utilizan y ocupan los pueblos indígenas y su relación con los recursos naturales y la biodiversidad. Se desarrollaron 130 talleres en donde participaron más de tres mil 500 personas, pertenecientes a los distintos grupos indígenas del Istmo. Este proceso tomó dos años de trabajo en campo y procesamiento técnico, el apoyo del Consejo Indígena Centroamericano (CICA) fue de especial valor.

La capa de tipos de bosque fue elaborada sobre la base de los mapas de usos del suelo facilitados por los gobiernos de los países centroamericanos, mismos que fueron elaborados en el marco del Programa Regional REDD-CCAD-GIZ.

Apoyo de Gobiernos

La capa de áreas protegidas fue otorgada por cada gobierno de la región con información actualizada a noviembre de 2015, lo que permitió formar un vasto mapa centroamericano con estos importantes datos. La UICN levantó la capa de ecosistemas naturales basándose en el análisis de información científica existente sobre arrecifes coralinos, pastos marinos y anidación de tortugas marinas; así como con entrevistas y consultas a científicos expertos en el tema. El conocimiento de las comunidades, la unión de instituciones, gobiernos, expertos y cooperantes con una meta común de visibilizar el valor cultural y la riqueza natural de Centroamérica hicieron posible este mapa.