UN SUEÑO HECHO REALIDAD

TODO ES POSIBLE, SI SE TIENE UN ESPIRITU EMPRENDEDOR 

José Saúl Martínez de 27 años, nunca pensó que sería posible ampliar la producción de su finca con nuevas plantaciones e incrementar la productividad de sus cosechas. Hoy, gracias a su enorme esfuerzo con el financiamiento FDL y apoyo de Nitlapan a los emprendimientos de pequeños productores, sus cosechas y producción han mejorado.

Antes de cumplir su sueño, José Saúl trabajaba sus cultivos de café y plátanos junto a su esposa en media manzana de tierra, prestada por su madre, pero la falta de recursos no le permitían independizarse y ampliar sus áreas de producción, debido a los enormes costos de mantenimiento de la siembra que debe costear un productor.

Con el apoyo de Nitlapan para la promoción de una cultura de emprendimiento, José Saúl logró crear nuevas plantaciones. Con el primer financiamiento logró realizar la siembra de media manzana de café y con el segundo desembolso produjo una manzana más de café, a la que le da mantenimiento con el ingreso de la venta de mano de obra.

Al mismo tiempo que José Saúl trabaja en su siembra, antes de los meses de cosecha en noviembre, se dedica a trabajar en el corte de café para completar el dinero necesario para el mantenimiento de la producción. Su día inicia a las cinco y 20 de la mañana en los cafetales y culmina a las dos de la tarde, mientras el no está, su esposa se encarga de velar por la producción. Luego regresa a su casa a realizar las labores agrícolas de su parcela con apoyo de su esposa.

Todo el esfuerzo y doble trabajo de José Saúl junto a su familia, ha valido la pena, ya que en un periodo de cuatro años, primero cosechó 60 quintales y luego su producción incrementó a 90 quintales, respectivamente.

José, dice sentirse agradecido por el acompañamiento que Nitlapan le ha brindado, desde el financiamiento hasta la asistencia técnica, “Estoy agradecido, porque el financiamiento que me ha dado Nitlapan, me ha permitido alcanzar un sueño que creí no sería posible y como si esto fuera poco, la asistencia técnica que ellos mismos me han brindado, me ha garantizado buena cosecha y el asesoramiento se ha visto reflejado en la buena productividad”.

Si el negocio crece, cambia la vida de la familia

Con el crecimiento de su negocio, José siente que su vida ha cambiado totalmente, hoy se le ve realizando mejoras en su vivienda para garantizar mejores condiciones a su familia, puesto que su situación económica mejora cada día, asegura que “con el tiempo ya no tendré que vender mi mano de obra, porque en mi parcela tengo suficiente trabajo, más bien demandaré mano de obra de mis vecinos y ellos serán beneficiados, porque tendrán su trabajo aquí mismo para llevar el sustento a sus familias”

José dice que ve una diferencia entre como era antes y es ahora “antes yo era un machetero, es decir trabajaba como jornalero, cortando maleza y fertilizando, ahora tengo mi propia parcela productiva y este año saqué más café que otros productores que son viejos ya de trabajar en la caficultura. Me siento orgulloso, porque he salido adelante con mi trabajo y el de mi esposa, me siento feliz de tener mi propiedad más grande y sacar más producción, las condiciones para mi familia han mejorado, podemos ir a pasear a La Dalia y comprarnos algo que queremos con las ganancias de nuestro trabajo”

Captura de Pantalla 2020-04-17 a la(s) 14.49.28