¡Hoy vivo mejor que antes!

La Isla es una comunidad en Santa Rosa en el departamento de Matagalpa, en este lugar
encontramos a María Auxiliadora, una mujer joven de 30 años, vive con su esposo e hijos y viene trabajando con Nitlapan desde hace cuatro años apróximadamente. Con apoyo del instituto, ella junto a su esposo cuentan con una manzana y media de tierra en la que producen cacao y para subsidiar sus ingresos mensuales, también siembran maíz, frijoles y crían cerdos.

Todos los días, María Auxiliadora se le levanta a las cinco de la mañana para hacer los oficios de la casa y después trabaja con su esposo en el cuido del cacao, el engorde de cerdos y sus gallinas. Cuando hay cosecha de granos básicos, también realiza esa actividad en conjunto con su esposo, cuida sus hijos y además trabaja la tierra.

La vida que María Auxiliadora lleva no siempre ha sido así y nos lo narra al retroceder al pasado, “Antes no teníamos recursos, éramos muy pobres, no teníamos ni siquiera casa, prácticamente donde vivir, nadie nos tomaba interés y mejor dicho invisibles para las instituciones. Nunca me vi apreciada por un banco, me miraban como mujer pobre, solo a la gente que tiene dinero con ganado y bastante tierra les ofrecían créditos y a uno ni lo volteaban a ver”.

Agrega María Auxiadora que gracias al apoyo que le ha dado Nitlapan han comprado un terreno para construir su casa y se han superado económicamente al dedicarse a la agricultura con la cosecha de cacao. Ella ahora muy orgullosa dice “antes ni a donde cosechar teníamos, nadie nos apoyaba, actualmente además de trabajar con Nitlapan, apoyo a otras organizaciones que llegan a la comunidad y además soy brigadista de salud en la comunidad” El acceso a financiamiento y el apoyo de Nitlapan mejoraron sus ingresos y lo mejor es que ahora tiene casa en terreno propio con gallinas y cerdos, “Hoy vivimos mejor que antes, tenemos más recursos, nos dedicamos a la siembra de maíz, frijoles y un cacao que nos produce bien. Ahora me siento otra, ya los de la comunidad me conocen más y lo que más me ha gustado de Nitlapan es que me han facilitado sacar más préstamos, le dan tiempo a uno de pagar los intereses que son bajos, también me gusta que ayuda a las mujeres de bajos recursos, antes si no teníamos matrícula,
bastante tierra o ganado no nos daban préstamo.”

En Nicaragua, las personas en situación de vulnerabilidad económica no son sujetas de crédito y están sometidas a no mejorar su calidad de vida, ante la falta de recursos y es a estas personas a las que Nitlapan, les brinda la oportunidad de crecer, así lo explica María Auxiliadora, “Las financieras, hoy me ofrecen préstamos y me tienen confianza, pero antes Nitlapan fue el único que creyó en mi, y mirenme hasta donde he llegado”.