NOTA DE LA COMISIÓN DEL APOSTOLADO SOCIAL PROVINCIAL DE CENTROAMERICA