“El cambio se ve, compramos más tierras”

La casa del matrimonio compuesto por Yaremi Romero y Harold Rugama está rodeada por semilleros de los que brotan débiles plántulas de café, que serán la reposición de las plantas de café que esta viejo y no da, “a ojo”  de este productor, suficientes granos.

IMG_4055

Con 15 manzanas de tierra en la comunidad La Constancia en San Sebastián de Yalí este matrimonio recuerda que hace cuatro años “daba tristeza” la producción de café porque solo lograron tener 60 cargas y que antes de ese año lo más que se había logrado producir en esas tierras fueron 80 cargas.

Sin embargo las cosas cambiaron cuando la familia fue beneficiada con un crédito del Fondo de Desarrollo Local en el cual se establecía que debían destinar una parte del mismo para Asistencia Técnica, la cual es brindada por el Centro de Investigación y Desarrollo Nitlapan de la Universidad Centroamericana.

“Desde el primer día yo noté que aquí las cosas iban a cambiar, porque yo soy bien preguntón y aunque había estado en Cooperativas nunca me habían dado esta asistencia, a mí me decían eche esto, eche aquello pero nunca conocieron mi cafetal y yo desde que el técnico vino me acuerdo que me saludo y me dijo vamos a ver su café”, recuerda el señor Rugama.

La atención de los oficiales de asistencia técnica de Nitlapan-UCA es personalizada, porque como los médicos  que asisten a un paciente enfermo hacen diagnósticos sobre la capacidad y necesidades de cada cafetal, pues gracias a la trayectoria de trabajo que la Institución posee se sabe que no existe un fórmula o tratamiento exclusivo para los cultivos pues dependerá del tipo de suelo, la húmedad, edad de la planta, tipo de planta, plagas existentes, entre otras.

“Yo hago todo lo que me dice y he visto los resultados porque uno aprende del café por cómo ve que su papá lo hizo y mi papá aprendió de mi abuelo y así, pero nadie antes de Nitlapan-UCA venía a decirme si lo que hacía estaba bien o no. A mí me gusta porque el  oficial me va explicando y no solo yo aprendo, mi hijo de 10 años y la niña de 6 años, vimos el video que trajo en la computadora sobre el cambio climático , entonces él me enseña que debo poner sombra para que el café no se resienta con las temperaturas y aprendí que eso se llama mantenimiento de tejido y que eso cuida mi producción”, manifestó el señor Rugama.

Gracias al mantenimiento de tejido, reconoce el señor Rugama, es que su producción de café ha madurado casi al mismo tiempo. “A los corteros no les gusta un café feo que haya poco grano para recoger porque ellos ganan por lo que cortan entonces le  huyen a eso y bueno uno pierde porque sin los corteros entonces el poco grano maduro cae y se pierde”, aseguró el productor.

Con 15 manzanas de tierra de las cuales 13 dedicaba al cafetal esta familia es una mediana productora en la zona, sin embargo aunque aseguran que las cosechas a partir de la asistencia técnica pasaron de entre 80 y 60 cargas a 300 cargas que es el récord que han obtenido.

“No ha sido de un solo el crecimiento de la producción sino que cada año con la mejora que se ha hecho, con los foleos, con los tipos de poda, combatiendo plagas hemos ido subiendo la cantidad de café, antes teníamos unas plantas pequeñas que ahora ya producen y así”, destacó.

El impacto más allá de la producción que ha tenido la calidad de vida de esta familia se ve reflejada, de acuerdo con Yaremi, en la ampliación y construcción de la casa, pero también en la compra de más tierras.

“Teníamos 15 manzanas que le dio mi suegro y ahora se compraron 13 manzanas más que están produciendo algunas y otras no, pero se ha logrado pagar esa tierra y eso lo hemos sacado del café”, manifestó Yaremi.

Para concluir el señor Rugama manifestó que  “la zona donde se asienta su propiedad no es muy apta para el café por la altura, con costo 800 metros,  antes yo siento que  trabajamos a la intemperie sin asistencia técnica pero ahora nos damos cuenta que tratando el café como se debe entonces nos da resultados, nosotros estamos rodeados de zonas calientes pero aún así el café nos esta produciendo y eso es porque sabemos gracias a la asistencia cómo tratarlo”, concluyó.

Descargar historia de vida en formato PDF click aquí