“Los consejos llegaron y la sequía no me afectó”

El verano de 2016 golpeó a la ganadería en el país, sin embargo la oportuna dirección permitió que pequeños ganaderos como Benedicto Arístides Zelaya López de San José de Bocay incrementaran su producción y no lo contrario

No recuerda cuántos años tenía cuando empezó a trabajar, ni qué trabajo ejerció primero en su natal Jinotega. Si vendedor de periódicos o de cajetas, solo que después de ser vendedor haló un carretón y cuando ya “pudo” a los doce años,  su papá lo inició en el oficio de la talabartería, el cual ejerce hasta la fecha.

Lo que sí recuerda Benedicto Arístides Zelaya López es que cuando salía  a las calles a trabajar, siempre disfrutaba ver el ganado y pensaba que un día él iba a tener vacas. Los años pasaron y buscándose la vida llegó a San José de Bocay, donde radica con su familia.

Benedicto_pic2“Vine aquí en el 1995, me bachillere en el 2001, fui de la primera promoción de bachilleres aquí después me fui a Muy Muy a estudiar a un internado donde saqué el técnico agropecuario, después a Jinotega pero era caro y cansado entonces no seguí. Me salió la oportunidad de la finquita que fue fiada y no me daba para las dos cosas estudiar y pagar,  entonces me dedique en lleno al oficio y a la finquita”, dijo Benedicto.

Si bien reconoce que ha logrado pagar los préstamos gracias a su trabajo como talabartero, ahora la finca que compró hace quince años ya está proveyendo ingresos aunque al iniciar el período seco pensó que todo se vendría abajo, pero fue diferente gracias a que recibió asistencia técnica de parte de los oficiales del Instituto de Investigación y Desarrollo Nitlapan de la Universidad Centroamericana  (UCA).

“Estoy aprendiendo, ellos me han enseñado sobre la sanidad de los animales, las vacunas, en una de las visitas me dijeron sobre el pasto, yo dije voy a probar y sembré una parcelita como media manzana y esa media manzana es la que me salvo, me rindió y permitió  en una plática sobre la forma en qué se debe cortar el pasto, sembré una parcelita como media manzana y esa fue la que me rindió y me defendió en el verano y también me recomendaron antes de que esta sequedad empezara que comprara vacas de mejor calidad y me deshiciera de las que no me rendían mucho y así hice y valió la pena porque a pesar de todo yo promedie 6 litros de leche por cada vaca y antes de eso solo hacía cuatro litros en promedio, así que mejore por sus consejos”, afirmó don Benedicto.

La principal lección que este año con escasez de agua le dejó a este productor es que debe sembrar más pasto y por ello comenzó con las primeras lluvias a preparar manzana y media de las 25 que posee para este fin.

“Al ganado no le costó adaptarse fue fácil entonces, pero me tuve que comprar una picadora que ahora ya tengo, mientras en otras fincas los pobres terneros estaban flacos los míos estaba bonitos”, señaló.

Mejores precios

Pero si bien no se queja del trabajo que a diario le llega a la talabartería donde en promedio- en buenos tiempos- puede llegar a elaborar hasta 18 monturas al mes, señala que para él la ganadería sería mucho más rentable si consiguiese mejor precio por su leche.

“Antes yo le vendía  a las lecheras pero ellas le ponen a uno el precio por litro de 5 córdobas y eso no me resulta entonces la vendo aquí en mi casa a 12 pesos el litro y dejándole al muchacho en la finca y lo que consumimos en la casa vendo de 20 a 24 litros diarios,  pero me gustaría en el futuro hacer queso, cuajada, crema para sacarle más porque si las vacas me están rindiendo más pues sacarles más provecho”, aseguró el productor.

También Benedicto asegura que aunque en algún momento quiso entrar al cultivo de café lo dejo a un lado porque según sus cálculos debía invertirle mucho dinero y contratar mayor cantidad de personas.

“Yo tenía un poquito de café pero a veces creo que me sale mejor porque en el café hay más mano de obra, por lo menos ese muchacho me mira 25 animales él solo, el café es más exigente y con la ayuda de los técnicos y siguiendo consejos creo que tendré que contratar a alguien porque sé que mi hato que ahorita está en 25 vacas y 25 toretes va a crecer”, dijo emocionado.

Descargar historia de vida en formato PDF click aquí