“No solo es que te digan, es que lo hagan con vos”

El crecimiento en la producción de café ha sido grande, reconoce el producto Gonzalo de Jesús Rivera, habitante de la comunidad Aguas Calientes, en el municipio de Pantasma.

Y es que mientras juega con su hijo menor Urías de año y medio,  relata que cuando compró las veinte manzanas de tierra en alianza con sus hermanos, se consideraba un  buen productor de café.

Sin embargo quien recibía la capacitación y asesoría en materia de mejora de cultivo era su hermano mayor, de parte de una exportadora que al mismo tiempo le vendía al crédito los productos necesarios para sacar adelante la cosecha.

“Los productos eran buenos, no voy a decir que no, pero yo nunca recibí la información entonces solo hacia lo que mi hermano me decía y así uno no aprende, cuando me independice entonces busqué un crédito y así por primera vez tuve asistencia técnica directa para mí”, afirma el señor Rivera.

Los números no lo dejan mentir, señala el señor Rivera, al inicio cuando la asistencia técnica llegó, la máxima producción alcanzada había sido de 90 cargas, mientras en este último ciclo su producción alcanzo las 250 cargas.

“Es como 150 más de lo que antes producía, yo sé que ha tenido que ver el cuido que le doy por la asistencia técnica que me ha enseñado de podas, de foleo, de trampas para la broca y otras plagas y también de renovar mis cultivos, de seleccionar las plantas, de hacer viveros entonces cuando empecé las plantas que puse en vivero no daban pero ahora tres años después ya esas plantas me están produciendo y eso hizo que se aumentara”, dijo el señor Rivera.

El total de tierra que posee este productor, padre de cuatro niños de Gonzalo Axel (13), José (10), Naomi (5) y Urías (Un año y medio), son ocho manzanas, de ellas siete están dedicadas en la actualidad por completo al cultivo de café.

“Yo trato de cumplir con lo que dice el técnico siempre. Cada año me pongo metas en base a los estimados de cosecha, siempre busco como sacar el máximo, por eso mi meta este año es crecer más y producir más cargas de café, tengo 8 mil plantas de café usualmente son dos personas las que trabajan conmigo pero para la cosecha son entre 15 y 18 personas.

Uno de los mayores problemas que enfrentan los productores de la zona es el despale. “El que s estén cortando los árboles nos afecta porque el café necesita sombra y aunque uno se esfuerce sin sombra ellos pierden la vida, pero la gente está despalando para meter ganado”, afirmó el señor Rivera.

Para concluir el señor Rivera manifiesta que ha aprendido con el técnico nuevos tipos de podas . “Yo no tenía experiencia en eso y nunca lo había hecho pero me ha quedado demostrado que los resultados son buenos, y la verdad es que la asistencia ha generado el cambio. Yo no he tenido ni miedo ni duda de los consejos que me da porque uno tiene que ser decidido y para probar hice la poda rock and roll en una y en otra no y desde allí comencé a ver los cambios”, concluyo.

Descargar historia de vida en formato PDF click aquí